Juanete (Hallux Valgus)

El juanete (hallux valgus) es una deformidad del pie, que se produce cuando la posición normal de la zona media del dedo gordo se desvía hacia el exterior (del latín valgus = torcido), mientras la cabeza del primer metatarsiano lo hace hacia el interior separándose de la línea media del cuerpo y presionando contra la piel (rotación interna), y la bolsa inferior del líquido sinovial generando la impresión de que se ha formado un “bulto”, una prominencia ósea (exostosis) en el metatarso, que se conoce como seudoexostosis (del griego pseudo = falso).
La mayoría de las veces el juanete se acompaña de pie plano porque ambas deformidades del pie se influyen negativamente entre sí.

Las deformidades del pie como el juanete (hallux valgus) se dan con mayor frecuencia en civilizaciones occidentales y, sobre todo, en personas que diariamente emplean zapatos cerrados, estrechos y con tacón alto. Por el contrario, culturas donde llevan calzado abierto (por ejemplo, sandalias) no suelen desarrollar juanetes.
El juanete (hallux valgus) es la malformación del pie más habitual. Se desarrolla con el paso de los años y, por este motivo es más frecuente en edades avanzadas.

Causas

Las causas del juanete (hallux valgus) son muy diversas. Una lesión ósea mal curada o una inflamación de la articulación pueden ser causas muy comunes de un juanete.
La causa más frecuente de los juanetes es el uso continuado y diario de zapatos inadecuados. Si un zapato es demasiado estrecho fuerza la cabeza del dedo gordo en dirección a los otros dedos, de manera que varía también la dirección de los músculos, que normalmente tiran hacia dentro del dedo para mantenerlo recto. El pie tiende a flexionar y girar hacia dentro al andar (pronación), y la punta estrecha del zapato no permite hacer fuerza para contrarrestar esto. Por este motivo, el dedo gordo se desvía constantemente de su posición normal. Además, el tendón extensor tira aún más hacia fuera y empeora progresivamente este estado.
No hay que descartar cierto componente hereditario: en más de la mitad de los casos, existen familiares del afectado que también padecen hallux valgus.

Continuar Leyendo