Demencia

La demencia (del latín dementia, de mente = sin alma, sin sentido) es un trastorno de la capacidad de rendimiento del cerebro, provocado por una enfermedad que provoca la pérdida de la memoria y de la capacidad intelectual. Por definición se acepta el diagnóstico de demencia cuando junto a la afectación de la memoria se padece al menos uno de los siguientes trastornos:

   ·   Trastorno del habla (llamado afasia)

   ·   Afectación de la capacidad para realizar actividades motoras (llamada apraxia)

   ·   Incapacidad para identificar/reconocer objetos (llamada agnosia)

  ·   Incapacidad para realizar actividades que requieren del rendimiento cerebral durante varias fases (llamadas funciones ejecutivas) como planificar, organizar, mantener el orden de una serie

Causas

Una demencia puede tener varias causas. En la mayoría de los casos se trata de una demencia primaria, es decir, la demencia no es la consecuencia de una enfermedad, sino la enfermedad misma:

·         En la mayoría de los casos, el trastorno neuronal que conlleva la pérdida de memoria y de la capacidad intelectual, se produce en el marco de la enfermedad neurodegenerativa de tipo Alzheimer (es decir, está asociada a la pérdida progresiva de neuronas): entre el 60 y el 70% de todas las demencias son demencias de tipo Alzheimer. Las causas específicas del Alzheimer no se conocen.

·         La segunda forma de demencia más frecuente, lademencia vascular, es mucho más rara y afecta tan solo del 10 al 20% de la población. Las causas suelen radicar en trastornos vasculares del cerebro, tales como los causados por la calcificación de arterias (arterioesclerosis) o por unaapoplejía o infarto cerebral.

·         También existen formas combinadas de Alzheimer y demencia vascular donde ambas forman parte de la causa de la demencia.

·         Otras formas raras de demencia donde se produce, como en el Alzheimer, una pérdida progresiva de neuronas, son las siguientes:

·         La enfermedad de Pick o demencia frontotemporal, que destruye las neuronas del lóbulo frontal y lóbulo temporal.

·         La demencia con Parkinson

·         Lewy Body Dementia (o demencia con cuerpos de Lewy)

Estas formas primarias de demencia son siempre enfermedades progresivas. En casos raros una demencia puede deberse a otra enfermedad (llamada entonces demencia secundaria). Estos tipos de demencia son normalmente reversibles. Son posibles desencadenantes de demencias secundarias:

·         Infecciones: por ejemplo, SIDA (demencia por SIDA), enfermedades por priones como la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob

·         Intoxicación por drogas: el llamado síndrome de Wernicke-Korsakoff por consumo de alcohol

Falta de oxígeno (hipoxia cerebral) y procesos ocupantes de espacio en el cerebro: aumento de líquido cefalorraquídeo (hidrocefalia), meningiomas

Continuar Leyendo

Depresión

Una depresión es una enfermedad psíquica, que entra dentro de los trastornos descritos como trastornos afectivos. Un trastorno afectivo es una enfermedad en la que se dan fluctuaciones en el estado de ánimo y de la motivación.

Con frecuencia las depresiones van unidas al sentimiento de una profunda tristeza. Todos conocemos los sentimientos de tristeza y abatimiento. Especialmente después desucesos traumáticos se produce casi siempre una fase en la que el estado de ánimo está abatido. Estos sucesos pueden ser la muerte de un ser querido, mal de amores cuando se termina una relación sentimental. No obstante la mayoría de las personas consiguen olvidar sus penas brevemente durante este tiempo: pueden desviar su atención sobre sentimientos tristes hablando con amigos o conocidos.

En un proceso de tristeza normal, los sentimientos de tristeza o abatimiento van difuminándose con el tiempo. Pero si se mantienen durante un largo plazo, puede desarrollarse un estado depresivo.

En lugar de una profunda tristeza, las depresiones también están acompañadas a menudo de un vacío emocional doloroso. Los afectados se sienten muy afectados por la depresión en todos los aspectos de su vida. Les cuesta mucho realizar las tareas diarias, como, por ejemplo, las habituales tareas del hogar. Sienten una intensa duda sobre sí mismos y dejan de interesarse por las cosas que antes les resultaban importantes. Ni la distracción ni el consuelo de otras personas alivian la situación de las personas depresivas.

Incidencia

La depresión se halla entre las enfermedades psíquicas más frecuentes. Su incidencia se halla entre el 16 y el 20%. Afecta más a las mujeres que a los hombres. Las depresiones pueden desarrollarse a cualquier edad, pero es más común que la primera depresión aparezca entre los 18 y los 25 años. Tras una fase depresiva, aproximadamente la mitad de todos los afectados desarrolla de nuevo una depresión (las llamadas depresiones recidivantes).

Causas

No siempre puede explicarse claramente por qué se desarrolla una depresión, las posibles causas de la formación de depresiones son muy variadas. Algunas personas son más propensas a padecer depresión que otras. Esta mayor predisposición a la depresión está condicionada por la interacción de diferentes causas biológicas y psíquicas.

Especialmente cuando hay una mayor tendencia a la depresión, los acontecimientos vitales traumáticos pueden desencadenar una enfermedad depresiva. En estos casos, estamos ante la llamada depresión primaria. Las causas posibles de una depresión primaria son entre otras:

·         Una sobreexigencia a largo plazo, por ejemplo, estrés en el trabajo.

·         Problemas de relaciones.

·         Mal de amores.

·         La muerte de un ser querido.

Cómo surgen las depresiones y qué es lo que las mantiene, depende entre otras cosas, del alcance de experiencias positivas que uno experimenta como respuesta ante su actitud. Así, los siguientes factores desempeñan un papel central entre las causas de una depresión:

·         Por un lado, en una persona influyen las circunstancias de la vida, la frecuencia con que ha experimentado sentimientos positivos como alegría o satisfacción. Así, una persona que busca trabajo y cuya pareja ha fallecido, puede informar sobre menos experiencias positivas que una persona que tiene trabajo y vive felizmente con su pareja.

·         Por otro lado, el comportamiento propio influye en el grado de consecuencias agradables: quien se abre a otras personas, recibe, por ejemplo, más respuestas positivas de sus congéneres. La conducta depresiva, por el contrario, se caracteriza por el aislamiento y la pasividad, lo que, a su vez, conduce a respuestas negativas y a fracasos. Esto refuerza la conducta depresiva: los afectados se apartan aún más, manteniendo así los síntomas depresivos.

Pero una depresión también puede ser un síntoma de otra enfermedad psíquica o física. En estos casos, estamos ante la llamada depresión secundaria. Estas depresiones secundarias pueden tener su causa, por ejemplo, en una epilepsia o en una enfermedad de la tiroides. También los medicamentos que se utilizan, por ejemplo, en el tratamiento contra el cáncer, pueden provocar una depresión.

Continuar Leyendo

Diabetes Mellitus

El término diabetes mellitus abarca trastornos del metabolismo glucémico que elevan permanentemente el nivel de glucosa en la sangre (hiperglucemia).

El metabolismo glucémico

El azúcar de uva (glucosa) es uno de los proveedores de energía más importantes del cuerpo. Nuestro cerebro, especialmente, necesita un suministro constante de glucosa, pero también nuestros músculos y el resto de órganos necesitan cubrir sus necesidades energéticas. El cuerpo intenta tener siempre preparada una reserva de glucosa suficiente en la sangre. Por este motivo, el nivel de glucosa fluctúa a lo largo del día, manteniéndose, en ayunas, entre 70 y 100 mg/dl en las personas sanas (normoglucemia).

La glucosa llega a la sangre procedente de la digestión de los alimentos. La insulina es necesaria para que las células puedan absorber y transformar el azúcar (la glucosa). Lainsulina se forma en determinadas células del páncreas. Después de una comida el páncreas libera insulina a la sangre. La insulina se acopla a determinados receptores de las células y se encarga de que las paredes celulares dejen pasar la glucosa absorbida procedente de los alimentos. Sin insulina la glucosa no puede pasar a las células, se queda en la sangre, sube el nivel de azúcar en la sangre y las células se quedan sin poder utilizar su principal fuente de energía.

Las células en las que se produce insulina se denominan células insulares o células beta. Están agrupadas en islotes, los denominados islotes de Langerhans (en honor a su descubridor, Paul Langerhans) y están repartidas por todo el páncreas. Una persona adulta sana tiene aproximadamente un millón de células beta.

La insulina no solo es importante para la utilización de la glucosa, sino también para el metabolismo lipídico y para el aprovechamiento de los aminoácidos de los que se compone la albúminas.

Causas

La diabetes está ocasionada por múltiples causas y estas dependen del tipo de patología. Las dos formas principales de diabetes mellitus (diabetes mellitus tipo 1 y diabetes mellitus tipo 2) tienen causas muy diferentes.

Diabetes mellitus tipo 1

Aproximadamente, el 5% de los pacientes diabéticossufren diabetes mellitus tipo 1. Dado que la patología tipo 1 suele empezar a una edad joven, también se denominadiabetes juvenil. La mayoría de los casos de diabetes tipo 1 están causados por una destrucción autoinmune de lascélulas beta pancreáticas. Sólo en una minoría (la mayor parte de los casos de origen africano o asiático) la causa de la diabetes tipo 1 se desconoce (diabetes idiopática), aunque existe un fuerte factor hereditario y no presentan fenómenos autoinmunes.

Factores hereditarios

Excepto unas pocas excepciones, todas las personas condiabetes mellitus tipo 1 son portadoras de características especiales en sus glóbulos blancos (denominadas antígenos HLA DR3 y DR4). Por eso se supone que existen predisposiciones genéticas como causasimportantes de la diabetes mellitus tipo 1. No obstante, hay muchas personas que son portadoras de esta información genética pero no enferman de diabetes.

La probabilidad de que la siguiente generación herede la diabetes mellitus tipo 1 de la madre o del padre es del 2,5 al 5%. Si ambos progenitores son diabéticos tipo 1, el riesgo aumenta al 20%, aproximadamente. El riesgo de que los hermanos enfermen depende de la similitud de los antígenos HLA. Puede ser de hasta un 18% y apenas aumenta si los antígenos HLA de los hermanos son diferentes. En caso de gemelos monocigóticos, el riesgo de que el hermano del paciente también enferme de diabetes mellitus tipo 1 oscila entre el 30 y el 70%.

Infección vírica y factores inmunológicos

La predisposición genética es solo un factor que favorece la enfermedad. Los expertos presuponen que, además de las predisposiciones genéticas, determinadas infecciones víricas también pueden contribuir a la irrupción de la diabetes mellitus tipo 1. Los virus a los que se ha implicado son losvirus de la rubeola, la parotiditis, citomegalovirus y Coxackie B4. Junto con las infecciones víricas también se habla de sustancias químicas o sustancias tóxicas como posibles factores adicionales que causan lo que se denomina una reacción autoinmune en personas con antecedentes genéticos. El sistema inmunológico produce anticuerpos contra el tejido propio del cuerpo, en este caso contra las células insulares del páncreas. Estos anticuerpos antiislotes (ICA), presentes hasta en un 80% de los casos de diabetes tipo 1, destruyen poco a poco las células productoras de insulina. La diabetes mellitus tipo 1 se caracteriza finalmente por una falta absoluta de insulina. La administración de insulina es el único tratamiento para aliviar los síntomas y prevenir las complicaciones.

Las molestias típicas de la diabetes mellitus tipo 1 no se manifiestan hasta que ha desaparecido, aproximadamente, el 80% de las células productoras de insulina (células insulares). Entre el principio de la enfermedad y la aparición de los primeros síntomas pueden pasar semanas, meses o incluso años.

Al principio, mediante el tratamiento con medicamentos que frenan el sistema inmunitario (denominados inmunosupresores), podría producirse una recuperación temporal de las células beta. Los médicos hablan de una fase de remisión. Pero esta rápida regeneración solo es pasajera. De hecho, en la diabetes mellitus tipo 1 el proceso de la patología avanza hasta que finalmente se destruyen todas las células productoras de insulina y ya no son capaces de producir insulina.

Diabetes mellitus tipo 2

Las causas de la diabetes mellitus tipo 2 son distintas a las del tipo 1. Son importantes diversos trastornos de la producción de insulina en el páncreas y, sobre todo, del efecto de la insulina en las células. Así, en cada paciente con diabetes tipo 2 se combinan en distinta proporción dos fenómenos. El primero es un déficit relativo de insulina. La producción de insulina, afectada en la diabetes mellitus tipo 2, no puede amortiguar las fluctuaciones del nivel de glucosa en la sangre que originan los alimentos. Después de una comida el páncreas no libera suficiente insulina. Las consecuencias son niveles de azúcar en la sangre demasiado altos después de comer. La expresión médica es hiperglucemia postprandial.

El segundo fenómeno consiste en que en el caso de la diabetes tipo 2 las células no reaccionan o no lo hacen suficientemente a la hormona insulina del propio cuerpo. Se trata de la denominada resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina puede ser la consecuencia de un excesivo aporte alimenticio, que causa altos niveles de azúcar en la sangre con demasiada frecuencia. Como consecuencia de la alta concentración de glucosa en la sangre se produce un aumento del nivel de insulina. Como reacción a esta subida, baja el número de receptores de insulina en las células corporales y estas se vuelven menos sensibles. Esto hará que las células capten menos glucosa de la sangre, manteniéndose altos los niveles de la misma y cerrando así un círculo vicioso.

A pesar de que el páncreas puede producir insulina y pasarla a la sangre, debido a la resistencia a la insulina de la diabetes mellitus tipo 2, esta cantidad ya no es suficiente para reducir el nivel de glucosa en la sangre. Se desarrolla la denominada falta relativa de insulina. Sí que hay insulina, pero las células no reaccionan suficientemente a la misma.

Para mantener bajo el nivel de glucosa en la sangre, el páncreas trabaja a toda marcha para producir aún más insulina. En este momento las células insulares se sobrecargan tanto que con el paso de los años acaban agotadas.

En Europa la diabetes mellitus tipo 2 es muy frecuente debido a los hábitos alimentarios no saludables. Más del 80% de los diabéticos tipo 2 tiene sobrepeso, siendo la obesidad el factor de riesgo decisivo para la aparición de esta forma de diabetes mellitus.

La mayoría de los enfermos con diabetes mellitus tipo 2 muestran cambios físicos que se incluyen en el término síndrome metabólico o síndrome del bienestar. Entre estos factores se encuentran los siguientes:

·         Obesidad, sobre todo con aumento de la circunferencia abdominal

·         Trastornos del metabolismo lipídico

·         Hipertensión

·         Metabolismo glucémico dañado (primero intolerancia a la glucosa, luego diabetes mellitus tipo 2)

La predisposición genética también es importante. Los niños que tienen uno de los progenitores con diabetes mellitus tipo 2, tienen aumentada la probabilidad de desarrollarla (sin embargo, este factor genético es complejo y no claramente definido, herencia poligénica multifactorial). El riesgo en los gemelos monocigóticos es del 70 al 90%.

Otras formas de diabetes

LADA (diabetes autoinmune latente en adultos)

La LADA (diabetes autoinmune latente en adultos) es otra forma de diabetes tipo 1 que no aparece hasta la edad adulta. De forma parecida a la diabetes mellitus tipo 1, hay una falta absoluta de insulina, esto es, las células insulares del páncreas no producen insulina en absoluto o no la producen en cantidad suficiente. Además, en la LADA hay anticuerpos en la sangre que demuestran que el sistema inmunológico ataca a las células insulares. Al principio muchas personas afectadas, igual que con la diabetes tipo 2, no dependen de la insulina desde fuera.

Si aparece una diabetes por falta de insulina en una persona adulta menor de 25 años, sin sobrepeso ni claros antecedentes familiares de diabetes, se trata muy probablemente de LADA. Si la persona afectada tiene mucho sobrepeso, también puede tratarse de uno de los casos de diabetes tipo 2 temprana, situación esta con una incidencia cada vez mayor.

MODY (diabetes durante la madurez de los jóvenes)

La MODY (diabetes durante la madurez de los jóvenes) es otra forma especial de laContinuar Leyendo